Un estudio revela que los mentirosos tienen más problemas de salud

Las pequeñas mentiras cotidianas por llegar tarde, por equivocarse o, quizás, por ocio pasan factura a la salud. Según un estudio de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, los mentirosos tienen peor salud que las personas honestas.


 


La investigación, que se llevó a cabo entre 110 adultos, constató que las personas que mentían tenían más dolores de cabeza e irritación de garganta. Para descubrir la relación entre salud y mentira, la autora del estudio, Anita E. Kelly, dividió a los participantes, de entre 18 y 71 años, en dos grupos. A uno se le indicó que procurará decir la verdad, mientras que el otro no sabía nada y podía actuar con libertad.


 


Al final, se comprobó que los que decían la verdad estaban menos tensos y al final, eso beneficiaba su salud.


 


Según cuenta la revista ‘Time’, los norteamericanos cuentan una media de 11 mentiras a la semana. El estudio se desarrolló durante diez semanas. Al finalizar la investigación, el grupo al que se le pidió que procurara decir la verdad, redujo el promedio de mentiras a una a la semana.

Qué opinás?

Compartilo