Así afecta a tu salud ser perfeccionista

Decir que somos perfeccionistas puede sonar estupendo en una entrevista de trabajo, ¿verdad? pero ¿el esfuerzo por la perfección nos hace sentir bien con nosotros mismos? Muchos estudios demuestran que perseguir constantemente el espectro de la perfección puede dañar gravemente nuestra salud mental y nuestro bienestar.

 

El riesgo de aspirar a ser perfectos

 

Nos planteamos llevar a cabo una tarea y empezamos por crear la expectativa inicial de perfección de nuestro objetivo. Luego, olvidamos algo tan básico como el tiempo limitado que tenemos para dedicarle y nuestra expectativa de perfección va creciendo conforme nos volvemos más minuciosos. Finalmente, las expectativas tan poco realistas se nos echan encima con tanto peso que somos incapaces de empezar lo que, a su vez, alimenta una voz interior áspera que nos alecciona por posponer las cosas o por querer ser algo que no eres. Es el patrón del perfeccionismo tóxico. 

 

Para muchas personas, enfrentarse al sabotaje del perfeccionismo puede resultar muy difícil.

 

¿Cómo afecta el perfeccionismo a nuestra salud en general?

El perfeccionismo puede afectar gravemente nuestra salud mental y física. En un estudio reciente llevado a cabo por Thomas Curran, profesor del Departamento de Salud de la Universidad de Bath en el Reino Unido, y Andrew P. Hill, de la Universidad de St. John en York, también en Reino Unido, los autores explican que el perfeccionismo socialmente prescrito es la "más debilitante" de las tres formas.

 

En el perfeccionismo socialmente prescrito, "los individuos creen que su contexto social es excesivamente exigente, que otros los juzgan con dureza y que deben mostrar la perfección para asegurar su aprobación".

 

La ansiedad, la depresión y las ideas suicidas son solo algunos de los problemas de salud mental que los especialistas han vinculado repetidamente con esta forma de perfeccionismo.

 

Un estudio más antiguo, por ejemplo, encontró que más de la mitad de las personas que murieron por suicidio fueron descritas por sus seres queridos como "perfeccionistas". Otro estudio encontró que más del 70% de los jóvenes que murieron por suicidio tenían la costumbre de crear expectativas "extremadamente altas" de sí mismos.

Qué opinás?

Compartilo