Cosquín Rock: Un festival para la reunión

Este año se cumplen 18 años desde la primera edición del famoso festival. Por la misma razón, José Palazzo explicó en uno de sus vivos de instagram: Este año, son sólo dos días de festival en honor al primer Cosquín Rock”.

 

Así fue como la 18º edición del importante evento rockero, convocó cerca de 80 mil personas. En los alrededores del Aeródromo de Santa María de Punilla, las calles repletas de puestos gastronómicos son un lugar de encuentro de amigos con una cerveza de por medio quienes comienzan su travesía hacia el predio, senderos marcados por carteles que guían al aeroclub.

 

Pasadas las 14h comienzan a ingresar los amantes del rock para disfrutar de una experiencia única. Pero no solo rockeros, sino público general, ya que, año a año, el Cosquín Rock incluye bandas de diversos géneros musicales, que le brindan al público una experiencia global. Electro Pop, Heavy Metal, Blues, reggae, indie, y por supuesto nuestro reconocido rock nacional, entre otros.

 

En el transcurso del día los fieles asistentes del Cosquín Rock caminaban de un lado hacia el otro recorriendo los 6 escenarios temáticos y las diferentes actividades recreativas que la organización ofreció.

 

El escenario principal es el que más aplausos se lleva. En el caso del sábado, este sector se pobló de cánticos y las tradicionales banderas barriales a partir de las 18:00 cuando se presentaron Las Pelotas. Sin embargo, el auge del escenario fue alrededor de las 20:00, cuando comenzó la presentación de Ciro y Los Persasque, además de cantar todos sus éxitos, Andrés Ciro Martinez ofreció un show con una excelente producción videos en las pantallas, despliegue de punta a punta por las tres pasarelas, coreografías, disfraces, y el momento más emocionante fue cuando con su armónica interpretó el himno nacional y se escuchó el coro desde cualquier punto del predio. Pero ese no era el fin, más tarde llegaron Las Pastillas del abuelocon una lluvia que tranquilizaba el cesante calor que se sufrió en el campo a lo largo del día.

 

Después de unas horas de descanso, el show vuelve a comenzar. Las guitarras se escuchan en toda la ciudad. En este segundo día -el domingo- llegaría la oportunidad de Residente, Viticus, Los Gardelitos, Indios, Guasones, y muchísimoss. Pero en esta ocasión las presentaciones que más sorprendieron no se encontraban en el escenario principal. Piti Fernandez hizo su primera presencia como solista en el Cosquín y fue ovacionado al cántico de “Piti, Piti... Ole, ole, ole, ola”; Con el mismo énfasis estaba el público de Louta que no solo cantan, sino que ofrecen una puesta teatral imperdible.

 

“Cosquín rock es una fiesta de amigos y familia, nos cuidemos entre todos, dice la publicidad preventiva que aparece en las pantallas en la interfaz de las bandas. Es así, porque el festival no solo llama a la integración musical, también invita a concurrir a personas de todas las edades y gustos musicales; porque la música es unión, y es en este evento federal donde podemos notarlo vemos amigos y familia reunida, con el solo fin de disfrutar de su banda preferida, su género musical favorito o compartir la experiencia festivalera de cada año.

 

 

Por: Antonella Zanotti

Qué opinás?

Compartilo