Despacito quiere más

Despacito no se quiere ir. El hit batió récords y se convirtió en la canción de las mil versiones. Pero faltaba una, y Luis Fonsi se encargó de eso.


En las últimas horas sorprendió a sus fanáticos con un lanzamiento que ya hizo mucho ruido en las redes.


El boricua presentó el tema ¡en chino mandarín! Lo acompaña el cantante taiwanés JJ Lin, que de un momento a otro se convirtió en una mega estrella musical al lado de Fonsi.


Aunque esta versión está catalogada como "más conservadora y menos sensual que la original", ya revolucionó las redes sociales asiáticas.


El diario taiwanés Taiwan News, aseguró que este lanzamiento es una estrategia "muy inteligente" por parte del artista que ahora arrasa con "Échame la culpa".

Qué opinás?

Compartilo