El capricho de Nicole Kidman

"Amor, quiero un regalo especial para celebrar esta década de pareja”, le dijo Nicole Kidman a su esposo Keith Urban y el hombre corrió hasta el banco. El caprichito le costó 40 millones de dólares.

 

La ex pelirroja y el músico se transformaron en una de las parejas más sólidas de Hollywood, en parte gracias a la manía de él de cumplir cada pedido de ella. Esta vez, Urban se obsesionó con que su mujer triunfe en los teatros de Broadway, por lo que decidió romper el chanchito y comprar una “casita” en Manhattan: un nuevo hogar con 16 habitaciones, ocho baños, seis pisos y diez chimeneas.

 

“Nicole está ansiosa por actuar en Broadway y hacer programas de televisión, y Nueva York es un lugar para ello mucho mejor que Nashville”, aseguró un amigo de la familia a la revista “Women’s Day”. La mudanza de Kidman a la Gran Manzana entristece a las dos hijas del matrimonio, Sunday Rose (9 años) y Faith Margaret (6).

 

La propiedad está situada en Upper East Side y antes fue la casa de Michael Jackson (luego del millonario Marc Lasry). Fue construida en 1898.

 

Para el cantante de country gastar fortunas no es problema. Desde junio de 2015 a junio de 2016 ganó 22 millones de dólares, según las revista “Forbes”, por lo que esta dispuesto a consentir los antojos de su mujer.

 

A los 50 años Nicole vive su gran momento personal. Pero muchos critican su frivolidad y su empeño por parecer una gran madre de familia. El año pasado la actriz fue tema de escándalo en los medios: se reencontró con una hija adoptiva tras años de no tener relación. Es que luego de la ruptura con Tom Cruise, la acusaron de “pésima madre” y de quebrar vínculos familiares.

Qué opinás?

Compartilo