¿Cómo es el lenguaje corporal de un celoso?

¿Quién no ha sentido celos en algún momento de su vida? es una emoción, un sentimiento perfectamente natural que difícil de definir hasta que lo experimentamos. ¿Será posible saber si otra persona se siente celosa? ¡Obvio! Así actúan los celosos:

#1: Cara inexpresiva, cuello y mandíbulas tensos
En el caso de los hombres es común el ceño fruncido, pero en las mujeres ocurre lo opuesto: el rostro permanece serio e inexpresivo, pues no pretenden “revelar” lo que sienten en ese momento.

#2: Manos cerradas
El mismo reflejo de “posesión”, hace que los dedos se cierren, aunque el puño no llegue a apretarse. Quizá imagina que rodea el cuello de la persona.

#3: Respuestas con monosílabos
“Sí”, “No”, “Ujum”, de repente se vuelven parte integral del léxico.

#4: Respiración profunda
Esa ansiedad provoca un ahogo producto de una respiración más superficial. Algunas palabras pueden atropellarse e inclusive el habla puede hacerse ligeramente trabajosa.

#5: Bloqueos más frecuentes
Si quien cela se encuentra separado del celado, será más probable que se cruce de brazos y piernas, trantando de esconder sus sentimientos bajo una “cáscara” protectora.

#6: Tratar de “rodearte”
Si se encuentra cerca, la persona tratará de rodear con un brazo, o ambos, a la persona que quiere “proteger” de esa invasión externa.

#7: La conversación se vuelve una serie de preguntas
Al comunicarse, las preguntas van en un sólo sentido, tratando de averiguar más que conversar.

#8: Reproches sin razón aparente
Aún cuando nieguen rotundamente cualquier relación con los celos, un cambio de humor nos da una pista sobre el conflicto interno.

#9: Tono de voz más “seco” de lo normal
Ese fenómeno vocal cuando “cortamos” las palabras apenas las pronunciamos (en vez de encadenarlas suavemente una tras otra), se hace manifiesto bajo condiciones de celos.

Qué opinás?

Compartilo